Nelly Peñaranda (Bogotá, 1972)

Todo está en perseguir los sueños

Nelly Peñaranda 6
Foto: Juan Osorio

       Natalia Castillo: En la formación del artista, la suya en particular ¿Qué peso tiene la Academia Vs. la formación empírica?

        Nelly Peñaranda: Yo creo que la academia es importante en la medida en que le da a uno unas bases, pero como todo en la vida, también depende de las ganas que uno le meta porque se puede tener la mejor academia, pero no dedicarle el tiempo necesario y perder muchas oportunidades. Pero también es muy importante trabajar con la experiencia y buscar oportunidades, más ahora que hay tantas. Hay que buscar mucha información lejos de la academia y probar. Prueba y error es una cosa que a mí siempre me ha llamado mucho la atención. No hay que comer entero. Lo que enseña la academia es importante para formar bases, condensar ideas y enfocarse, más si uno encuentra un pensum con el que esté identificado pues ¡buenísimo! pero que yo diga que un artista hoy en día tiene que estar formado en una facultad de artes no, no, eso no.

            NC: Usted es la gestora y directora del Periódico Arteria, una publicación que ya cumple ocho (hoy en día once años) años en el medio artístico colombiano. ¿Cuál cree que ha sido la repercusión de Artería?

            NP: La verdad inesperada y sorprendente. Yo nunca me imaginé que la gente fuera a quererlo y hoy día siento que hay un apoyo, y no sólo del medio artístico. Obviamente tenemos amigos y enemigos, como todo en la vida, pero hay gente que es incondicional, otra que es súper crítica con nosotros y eso también ha sido cheverísimo porque nos ha permitido aprender. Es maravilloso saber que Arteria hace parte de un pensum, o de bibliografías obligadas en algunas facultades de arte del país, según lo han expresado los mismos directores de las facultades, y profesores de diferentes regiones. Esto ha sucedido porque Arteria se convirtió en un documento que cuenta la historia del arte en Colombia, es en un documento que antes no existía pues nosotros somos un espacio que también le presta atención a otras regiones y eso es muy importante. Aquí pasan cosas increíbles y uno no se da cuenta, porque no hay cómo, y si bien es cierto que en Bogotá es donde más suceden cosas, en otras ciudades también, y Arteria ofrece páginas en donde está la exposición de Bogotá y al lado una exposición que sucede en Sincelejo y otra que está en Floridablanca, y esto es significativo porque es un estímulo para quienes en las regiones desean o son artistas y quieren trabajar alrededor de eso. Entonces, primero saber que nos hemos convertido en un documento importante, en una memoria histórica, me parece fundamental e increíble. Sin duda hay muchos temas que se nos han quedado por fuera, porque también es imposible tratar de cubrirlos todos, así que lo que hay no es la última palabra.

            Como te conté, Arteria fue una iniciativa mía pero fueron varias personas, cinco más, las que participaron en su creación y ha sido muy especial seguir contando con el apoyo de estos amigos que desde el principio han estado. Hoy día el comité editorial ha cambiado un poco; Jaime Cerón tuvo que retirarse porque fue nombrado Asesor de Artes del Ministerio de Cultura y se vincularon tres personas nuevas que son: Juan Fernando Herrán, Humberto Junca y Luisa Ungar. María Belén Sáez, José Ignacio Roca y Carlos Hurtado, siguen ahí. Sergio Ramírez, que era el editor, sólo nos acompañó durante tres años y actualmente el editor es Diego Guerrero. Ha sido muy bonito saber que la máquina sigue funcionando y que la gente sigue firme. Además de este grupo fundacional y editorial, también hemos tratado de conocer opiniones y puntos de vista de otras personas que nos han colaborado todo el tiempo como articulistas y anunciantes, porque este es un mundo cambiante y toca tratar de estar ahí, en la jugada, procurando vincular otros proyectos y abrir posibilidades o plataformas a nuevas maneras de hacer, ver, escribir y pensar. Creo que una cosa muy bonita es que se ha generado una especie de comunidad y se han fortalecido muchos lazos con instituciones y con los amigos de las personas que nos colaboran y saber que de alguna manera estamos contribuyendo con los procesos formativos… Hace poco me encontré con una persona que cursa un doctorado de arte contemporáneo en España y me contaba que Arteria era una fuente bibliográfica que usaban en su universidad…

arteria-300x122

Durante los primeros cuatro años de la creación de Arteria mantuve mi trabajo en la Galería El Museo, pues el periódico nunca fue una gran fuente de recursos y nunca pretendió serlo, yo mantuve mi trabajo en la galería porque me servía mucho para poder solventar muchos de los gastos de acá, hasta que en el 2009 ya no aguanté y me tocó irme. Vinieron años muy duros, 2010 y 2011 especialmente, pues tenía que entender que ya estaba dedicada a esta empresa y que tocaba intentar continuarla, y en ese punto ya no podía hacer las dos cosas al tiempo porque seguramente no iba a hacer ninguna bien. Hoy día tenemos un poquito más de cuerpo, hemos empezado a incursionar en lo que tú señalas de la gestión y de la producción, desarrollamos convenios con otras instituciones, trabajamos muy en llave con el Estado a través del Ministerio de Cultura, con el Distrito a través de la Secretaría o del IDARTES, también con otras entidades como la Universidad Nacional y la Fundación y Galería NC-arte. A partir de ahí hemos empezado a generar unas estructuras que tienen que estar acordes con nuestro objeto social y hay una palabra que a mí me gusta mucho: facilitar. Nosotros hemos estado en muchas cosas con esa intensión. Ya han pasado ocho años, vamos a ver qué pasa.

            NC: ¿Cuál considera que es la publicación más importante que se ha hecho sobre arte contemporáneo en Colombia?

            NP: Huy, no, eso es muy difícil de saber porque todas tienen su momento. O sea, cuando tú te vas al siglo pasado y ves una revista como “Plástica” o una revista como “Prisma”, obviamente fueron elementos fundamentales porque no existían. Estas publicaciones han estado inscritas dentro de un contexto que ha respondido a muchas necesidades del momento y del mismo medio. Con nombrar lo que significó “Arte en Colombia” y que hoy es “ArtNexus”, eso para nosotros es una locura porque nos está abriendo un universo latinoamericano que hasta hace muy poco tiempo no teníamos. Entonces, yo no te podría decir “la mejor publicación”, es como que le pregunten a uno cuál es el mejor artista del país y uno sabe que hay un montón y que hay diferentes categorías y rangos, o cual es la mujer más bonita, pues habrán unos que les gustaran las de ojos negros, o las de ojos verdes, me entiendes, es muy difícil, yo creo que todas han cumplido una labor muy importante dentro de su momento histórico.

            NC: Desde su experiencia: ¿Cuál es la manera más efectiva, en términos de público y respuesta, para hablar de arte?

            NP: Eso es muy generacional. Ahorita Twitter y Facebook se han llevado a las nuevas generaciones de una manera alucinante, la gente comparte todo tipo de información, incluyendo la de arte, a través de las redes sociales. Es una cosa masiva. Las personas que son contemporáneas a mí, o un poco mayores, arriba de los cuarenta/cincuenta, somos personas que todavía creemos en el impreso, en el papel, nos gusta sentirlo, pasar la página, doblarlo, rayar. Hay gente de generaciones como la tuya e incluso más joven, que ya están acostumbradas a leer en iPad, en pdf, en digital. Yo todavía no he podido, no me ha tocado, pero uno va generando respuestas a esas necesidades, de ahí que desde hace tres años el periódico circule en versión pdf a través de internet; nosotros imprimimos 25.000 ejemplares de cada edición pero hemos llegado a contar hasta 90.000 descargas de algunas ediciones de Arteria. Eso ha sido muy interesante porque le estamos llegando a público que no está necesariamente en Colombia, pues cuando sólo contábamos con la edición impresa esta se distribuía en Colombia y no más. Entonces creo que este es un fenómeno que está dando pistas de cuáles son los medios más efectivos para hablar de arte. De arte o de cualquier otra cosa.

Nelly Peñaranda 8

            NC: ¿Cuáles considera que son las cinco obras más importantes del arte contemporáneo en Colombia?

            NP: ¿Solo cinco? A ver…

Sin duda, Colombia, de Antonio Caro.

El David, de Miguel Ángel Rojas.

Shibboleth, de Doris Salcedo.

Me queda muy difícil escoger una obra específica, pero me podría ir por Narcisos de Óscar Muñoz.

Crítico estático de Nadín Ospina

            NC: ¿Qué opina de los espacios y galerías alternativas, cómo cree que están funcionando actualmente y cómo influyen en los artistas?

            NP: Son buenísimos, porque se está generando una alternativa (bien lo dice su nombre) un poco más refrescante, y están respondiendo muy bien a las necesidades de los artistas jóvenes. Yo creo que a veces ese hecho de ser más fresco y descomplicado también genera una dinámica muy importante. Yo soy de la tendencia de pensar que uno es hijo de su época o uno es hijo de su generación, entonces en la medida que un artista o un gestor joven se relaciona con un artista o gestor joven se va a generar una muy buena fusión, porque ambos van a lograr transmitir una misma idea desde la fortaleza de cada uno. Creo que los espacios independientes o alternativos son fundamentales para la cantidad de artistas jóvenes que hay ahorita.

            NC: ¿Qué opina de la crítica de arte que se hace en Colombia?

            NP: La crítica de arte en Colombia le ha hecho mucho daño al arte en Colombia. Creo que pasamos mucho tiempo en donde el crítico era la gran figura que decía la última palabra y le otorgamos un poder que muchas veces fue utilizado de una manera muy negativa, acabando con mucha gente que sin duda puede tener un gran valor. Uno come entero y se deja meter una cantidad de prejuicios que le impiden pensar una obra que pude ser muy buena. Digamos que en esa medida la crítica peca de atrevida, se pretenden generar unos discursos que piden ser “la última palabra” y yo creo que esa versión de la crítica ya hace parte del siglo pasado. Yo creo que la labor de un crítico ahora, es saber contextualizar a las personas y sobre todo, darles las herramientas para que construyan un criterio propio.

            Hoy se están generando nuevas maneras de aproximación a la crítica de arte que buscan no tocar ningún extremo: ni ensalzar mucho a alguien, ni acabarlo, sino más bien analizar, tomar, retomar, estudiar, argumentar, creo que eso es más valioso, es lo que debería ser un crítico de arte.

            Desde hace nueve meses escribo una columna de “crítica de arte” en el diario El Tiempo que estoy tratando de enfocar hacia allá. A mi juicio ha ido funcionando, pues ha sido muy criticada justamente porque no “critica” de la manera como coloquialmente asumimos la “crítica”, a unos les gusta a otros no, pero sí ha logrado el sentido que pretende tener, sobretodo saliendo de un medio de comunicación masivo como éste que le llega a todos los públicos. Esa es mi postura y desde ahí trato de dejarla muy clara: yo no quiero volver pedazos a nadie y si quiero hacerlo, pues mejor no hablo, porque habiendo otras tantas cosas de qué hablar bien, pues hablemos mejor de eso.

Nelly Peñaranda 2
Foto: Juan Osorio

            NC: ¿Cómo define las dinámicas del arte contemporáneo en Colombia y en el mundo?

            NP: Hay una cosa que está sucediendo y que ha dinamizado muchísimo el medio artístico colombiano y es artBO. Con la feria hay un antes y un después, porque ésta ha permitido que se generen una cantidad de actividades paralelas y como que todo el mundo empieza a creer en el arte. Hay algo de por medio que es muy interesante de ver y es que la empresa y las personas que dirigen la feria no son una empresa de arte sino una empresa de empresas, lo cual creo que es una decisión muy inteligente porque posiciona el arte a un nivel profesional, o sea que la gente que trabaja en el medio artístico llámese galerista, gestor, curador, crítico o artista también es un profesional y que como tal, también son empresarios. A partir de ahí se han venido generando otros satélites que han dinamizado muchísimo el mercado.

            Por otro lado, se están generando otras cosas. Este fin de semana se va a inaugurar Barranquillarte que es la primera vez que se hace una feria en Barranquilla, algo que es muy loco porque uno qué se iba a imaginar ver gente de Christie´s y todos estos inversionistas allá. Vamos a ver qué pasa.

            Creo que la descentralización está funcionando, que de manos del Ministerio de Cultura se han empezado a dar todos esos salones nacionales y por su puesto los regionales, pero el hecho de que los nacionales se desarrollan en otra parte hablan de la dinámica que ha llevado a que se empiece a ver el mapa desde diferentes ángulos, que Colombia ya no solamente se entienda desde Bogotá sino que si este año va ser en Medellín también nos permita poner los ojos en Medellín, como en un momento determinado lo pusimos para el MDE, por ejemplo, como en un momento determinado los salones que se desarrollaron en la costa nos llevaron a ver la costa y a entender la idiosincrasia de esa región, entonces creo que por primera vez hay una dinámica que es riquísima en actividad, que hay para todo, y para todos. Cada vez hay más espacios independientes, cada vez hay más galerías, artistas, ferias, ofertas de estímulos, de premios, convocatorias, cada vez existen más cosas porque justamente como que entendimos que pasan un montón de cosas pero lo que hay que hacer es apoyarlas y para eso se requiere de toda esta infraestructura que componen el Estado, la empresa privada (como la Cámara de Comercio) galerías, espacios independientes que todavía no están constituidos… es una dinámica que defino con una palabra: riquísima.

            NC: ¿Cuál cree que es LA PREGUNTA del arte contemporáneo?

            NP: Creo que la gran pregunta es ¿qué es eso? Creo que es válido porque es importante no desvincular a la gente que también lo pregunta y justamente debemos interesarnos para que lo entiendan.

 

            NC: ¿Qué consejo le daría a las personas que actualmente se están formando como artistas?

            NP: Que crean en los sueños. Hay muchas clases de personas y entre esas están las que le encuentran problemas a las soluciones que es muy difícil porque siempre le van a poner un pero. Hay otras personas que siempre van a pensar que hace falta algo para llegar más allá, que siempre están buscando como que yo no puedo montar una empresa hasta que yo no tenga los cien millones de pesos y la oficina con siete computadores, si uno se queda esperando a que todo eso se le dé pues la vida se le va y es que la vida es súper cortica yo no puedo creer que Artería tenga ocho años, pues ahorita mismo hablaba de mis épocas de estudiante y ya han pasado tantos años. No creo que yo lleve tantísimo tiempo de haberme graduado de la universidad.

            Lo más importante es pensar que de verdad uno tiene que seguir soñando y cualquier persona que estudia arte creo que tiene esa capacidad. Hay que ser muy terco y seguir creyendo y seguir apuntándole y yo tengo varias cosas que utilizo y es que uno no se debe rendir hasta que no haya quemado todos los cartuchos, hay si decir listo perdió, pero si todavía queda algo siempre le va aquedar la duda en la cabeza pero si hubiera hecho tal cosa, si hubiera pensado por acá… hay que mirar todas las alternativas, creo que nada es difícil, creo que las personas que lo hacen difícil son esas que le buscan los problemas a las soluciones y eso no es sano porque uno sufre mucho, y hay otra cosa que también aprendí de una persona a la que le tengo gran admiración y cariño que es José Roca y es que del trabajo de nosotros no depende la vida de nadie entonces nosotros nos podemos equivocar porque nadie se va a morir.

            Otra cosa, cuando uno está en procesos como de armada de proyectos y pensando en los problemas, y esto me lo enseñó hace mucho tiempo una persona , y es que en la vida hay dos clases de problemas: los que tienen solución y los que no, los que tienen solución no son problemas, y los que no tienen solución pues uno para qué se preocupa si no se pueden solucionar, entonces uno tiene que seguir adelante con lo que sea porque los problemas no existen, uno mismo se los pone, entonces es eso, es honestidad, confianza, perseverancia, todo está en perseguir los sueños.

            NC: En conclusión ¿Qué es arte para usted?

            NP: El arte es un disfrute y sobre todo un derecho, es tener la posibilidad de aprender de otros y cuando uno aprende de otros conoce mucho de sí mismo, y ahí ya ganó.

«»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s